Manejar una sesión de interior.

 

Las fotografías en interiores quizá sean de mis favoritas, la pareja está en su zona de confort, en su entorno, están más cómodos ya que de entrada, partimos con ventaja.

En todos los casos los cuales hago sesiones de foto para parejas en interior, es en su casa. En otras ocasiones, he necesitado sacar portfolio y por lo tanto he tenido que buscar un entorno atractivo y que sea tal cual yo busco, en ese caso, recorro a compañías tipo airbnb o casas rurales, para tener espacios a mi gusto.

Para este tipo de shootings, es muy importante conocer el lugar dónde se va a trabajar, pero no el entorno como tal, si no como influye la luz. Como bien sabemos, la luz es nuestro único recurso y sin este no podemos trabajar.

Como consejo, podéis hablar con las parejas y pedir que os manden fotos de su casa a diferentes horas del día, para así tener una pequeña idea de cómo vamos a tener la luz.

Para la fotografía en interiores, soy muy fan de que sean con poca ropa, lo más íntimas posible, pero como bien sabemos, no todo el mundo está dispuesto a ello, por eso, preparo un moodboard con pinterest o bien en photoshop, lo comparto con la pareja dónde predominen este tipo de fotos, para así influenciar o que inconscientemente piensen en ese tipo de imágenes y se vean identificados. Les pido que de ese moodboard me digan que les gusta más y que ello también me pasen referencias, de esta manera también se involucran, para así hacer un trabajo que encaje a las dos partes.

Los colores neutros es lo que mejor funciona, ropa sin estampados como norma general. Tonos pastel, sean tirando a oscuro o a claro, pero que no sean colores vivos ya que queremos que destaque por encima de todo la pareja y no su vestimenta.

En los entornos disponibles suelo organizar en mi cabeza un esquema en el que monte una historia, por ejemplo, se levantan de la cama, desayunan y se tumban en el sofá a hacer tonterías. Otro ejemplo podría ser como llegan a casa, suben las escaleras, se cambian de ropa para estar cómodos y con algo de música finalicen en unos bailes en el salón.

Cada fotógrafo tiene un diferente estilo y por lo tanto puede orientarlo en la dirección que este quiera. En mi caso, como bien sabéis me gusta la frescura, que las fotos hablen por si solas y muestren el lado más feliz de una relación de pareja, por lo tanto, en mis fotos, buscaré siempre ese jugueteo, planteando una serie de acciones, ya sea empujones en el sofá, pelea de almohadas, que jueguen con su mascota o bien que se digan “Te amo con las manos o los pies“ para así generar situaciones graciosas.

Ahora, quiero dejaros con una serie de consejos que hacen que nuestra fotografía mejore directamente en las situaciones de interior:

  • La luz en la medida de lo posible que apunte directamente a la pareja, de esta manera les daremos protagonismo oscureciendo el fondo.

  • Si la luz es natural, de ventana, que el punto de luz no aparezca en la foto ya que con esto vamos a conseguir que partes de la imagen se quemen.

  • Jugar con objetos del día a día, que no paren de hacer cosas ya que un interior es una fuente de recursos inagotable, por lo que tendremos muchísimas cosas a nuestro alcance, desde guitarras hasta mantas pasando por cucharas.

  • Tener un orden mental de las diferentes situaciones y entornos que vamos a trabajar y mantener el orden, para no dejarnos nada de nuestra idea inicial así como para no agobiar al ir de un lado al otro.

  • Previamente a la sesión, lo mejor es tomarte un café o una cerveza con la pareja, para que esta se relaje en caso de que nadie nunca les haya tomado fotos.

  • Es importante que en todo momento haya una conversación, es algo que relaja de manera muy exagerada a la persona que es fotografiada.

 
Robert Marcillas2 Comments